jueves, 15 de diciembre de 2011

Roturas

Las roturas se utilizan en piezas de gran longitud en las que es necesario reducir el espacio del dibujo, de esta forma se hace una fractura en la pieza y se elimina la parte menos importante, conservando los fragmentos correspondientes a los extremos de la pieza. La línea de rotura imaginaria que se aplica tiene un espesor fino y en piezas con estructura prismática van provistas de una línea irregular sinuosa, sin grandes cambios. Si la pieza a representar fuera madera la línea sería quebrada con vértices agudos y frecuentes cambios en la dirección.
En piezas cilíndricas o cónicas la estructura de la curva de rotura simula ser una forma parecida a una lemniscata (como un infinito). En esta forma parecida a dos lentes unidas por el vértice se aplica un rayado a una de ellas, aquella que corresponde a la fractura que queda al exterior o a la vista (la parte cóncava). Cuando la fractura aparece en las dos vistas correspondientes a los dos extremos de la pieza, la zona que se muestra rayada se sitúa en una de ellas a un lado del eje y la otra al otro lado. Todos los troncos de cono, o en los cuerpos cilíndricos, tienen el eje de simetría coincidente.
Si se aplican líneas de rotura a piezas de revolución huecas representadas mediante un corte, las líneas de rotura ya no representan una figura de ocho o de lemniscata sino que son idénticas a las de las piezas de caras planas: una línea irregular fina hecha a mano alzada. También se pueden poner en las superficies de revolución en alzado que aparecen cortadas una rotura para no completar la totalidad de la pieza, esta rotura estará cerca del eje de revolución que es coincidente con el eje de simetría. En el caso de la superficie de revolución se puede eliminar completamente la mitad del alzado si la rotura coincide con el eje de simetría, para ello se deben marcar dos pequeños trozos perpendiculares al eje de simetría en cada uno de los extremos del eje. Este procedimiento permite eliminar a veces en la planta ¾ de la pieza, marcando en los dos ejes de simetría los trazos correspondientes, dos pares en cada eje.
Si en la pieza rota se hace referencia al hueco interior, se representa también un rayado uniforme en el sólido de la pieza. La línea de rotura como es imaginaria no se puede hacer coincidir nunca con arista alguna de la pieza, ya que de esta forma podríamos coincidir algo real con algo imaginario sin saber a qué nos estamos refiriendo.
Como es una rotura imaginaria, la longitud total de los dos detalles que aparecen en los extremos con la rotura en el medio, llevan una cota correspondiente a la longitud total de la pieza.
Si cortamos una pieza en pendiente, al eliminar el trozo central y acercar los extremos, ambos no pueden coincidir ya que el salto que se produce entre un detalle y el otro corresponde a la parte que se ha eliminado.
Las líneas que indican la rotura son siempre continuas, finas y trazadas a mano alzada, y nunca coinciden con la arista de la pieza.
Cuando se hagan varias roturas en una misma pieza, se deben dejar los detalles necesarios para comprensión de la misma.

Con el objeto de facilitar la ejecución de los dibujos, para dibujar el trazado de curvas complejas y especialmente en intersecciones de superficies de revolución, cónicas, cilíndricas, cuadráticas, estas curvas alabeadas se podrán sustituir por líneas rectas, siempre y cuando sean fácilmente inteligibles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario